Imprimir

Estableciendo control en el hogar

“ESTABLECIENDO CONTROL EN EL HOGAR”

Cuando se le preguntó al duque de Windsor que era lo que le había impresionado mas en Norteamérica, él contestó: “La manera como los padres norteamericanos obedecen a sus hijos.”

 Algunos padres tienen temor  de mantener a sus hijos bajo control  porque el controlar a los hijos y decirles “no” se ha considerado como un “abuso”. La respuesta“No”, no es un abuso, ya que controlar a los hijos, es bíblico, por lo tanto sabio.

 El quinto mandamiento  requiere que los hijos honren y respeten a sus padres. La responsabilidad de reforzar este mandato cae en los padres,   por lo tanto es  su trabajo ejercitar un firme control sobre los hijos y entrenarlos a ser obedientes.

Dios considera el control de los padres sobre los hijos como algo muy importante y como una evidencia básica de madurez, de tal manera que un hombre puede ser descalificado para servir en un ministerio a menos que sus hijos sean obedientes y bien controlados. 

En el  Antiguo Testamento, Samuel y Elí perdieron su ministerio porque sus hijos no estuvieron bajo su control. De la misma manera, el trono del rey David, casi fue tomado por su hijo Adonías,  porque David no ejerció el control adecuado sobre él cuando estaba creciendo. En la antigua Israel  de hecho,  Dios  delegó el control  a los padres y lo tomó de una manera  tan importante que lo decretó por una ley que decía:“aquel muchacho que estuviera fuera de control debería ser públicamente ejecutado”.  Sí,  el control de los padres no solamente es posible, sino que es imperativo (es un mandato para los padres).

¿QUE ES UN NIÑO CONTROLADO?

Un niño controlado es aquel que ha sometido su voluntad a sus padres,  cuando ellos le hablan inmediatamente él obedece y con una buena actitud, aún cuando ellos no lo están observando, el tiene dominio propio, y obedece sin chistar o alegar.

ESTABLECIENDO CONTROL  POR PARTE DE LOS PADRES

    ¿Porque Dios ve tan importante entrenar a los hijos a someterse sin cuestionar la autoridad de los padres?

1.   El éxito óptimo de cualquier entrenamiento requiere que la voluntad del entrenado sea sometida al entrenador.

2.   Un niño entrenado debe estar sometido al control externo para ganar control interno.

3.   Los niños que carecen de limitaciones firmes y se les permite importunar, protestar,y constantemente están dando su opinión acerca de la disciplina,  los quehaceres personales y  decisiones familiares, se les está realmente permitiendo que asuman la responsabilidad de manejar la casa.  Esta es una tarea para la cual Dios no ha equipado sus pequeños hombros.

4.   La tensión de  tratar de manejar la casa,  probar sus limitaciones,  causa que los  hijos tengan generalmente  una disposición no agradable.   La obediencia consistentemente requerida crea limites firmes,  removiendo entonces  la tensión y trayendo en el niño una sensación de seguridad y paz.

5.   Un niño que trata de importunar o de querer hacer su propia voluntad en la casa tiene más dificultad para someterse a cualquier autoridad fuera del hogar.

6.   La obediencia rápida a la autoridad de los padres debe ser aprendida para asegurar que habrá protección en tiempos de peligro.

7.   El niño que ha aprendido sumisión a la autoridad humana no tendrá dificultad de someterse a la autoridad de Dios.

 

Los adultos que profesan fe en Cristo y aun no le obedecen sin cuestionar y ceder a Su autoridad, es muy seguro que han crecido sin aprender a someterse rápidamente a sus autoridades. Han sido entrenados para resistir a la autoridad, porque no se les requirió que obedecieran. Sus padres en efecto, han  tenido éxito en fortalecer su voluntad, sin ninguna mala intención, la desafiaron pero nunca  la conquistaron. Cada vez los padres intentan ejercer su autoridad, pero se rinden al ver la resistencia del niño; ellos realmente lo están recompensando por retar la autoridad, y fortaleciendo su voluntad en el proceso.   Estos padres al no ejercitar su autoridad, al final hacen que su hogar sea manejado por sus hijos.

 

¿QUE SIGNIFICA UN HOGAR MANEJADO POR LOS HIJOS?

 

Es un hogar en el cual todas las decisiones están hechas o influenciadas por los hijos. Típicamente, en tal hogar los padres se sienten obligados a permitir a sus hijos a tener voz en muchos asuntos familiares.

 

IDENTIFICANDO UN HOGAR MANEJADO POR LOS HIJOS

 

Los padres en un hogar manejado por los hijos serán escuchados diciendo cosas como estas:

 

  • “No puedo hacer eso para la cena en  casa,  los niños no se lo comerían.”
  • “Yo preparo alimentos de dos clases, una para mi esposo y otra que preparo de manera especial para los niños.”
  • “Entre los restaurantes, mi esposa y yo disfrutamos Sizzlers,  pero nunca vamos allí..... los niños prefieren Playland en MacDonalds.”
  • “No podemos recibir a esa familia en casa,  sus hijos son mas pequeños que los nuestros, y los nuestros no lo disfrutarían.”
  • “No podemos ir allí,  los niños se aburrirían.”
  • “No podemos ir allí, nuestros hijos no se comportan con las niñeras.”

 

  • “No podemos  llevar a nuestro hijo al servicio, él no duraría mucho allí.”
  • “No nos va a ser posible asistir,  nuestra pequeña princesa no le caen bien esas situaciones.”
  • “Vamos a tener que buscar otra iglesia,  Junior no se lleva bien con los compañeros de clase.”
  • “Tendremos que cambiar de escuela o maestro,  la pequeña Jane no disfruta a la Señora Fulana de Tal.”

 

Aquellos padres que dicen, Junior rehusa el...”  o  “Mi  hijo no  se lleva bien con...”   han dado su autoridad y puesto a sus hijos a cargo  de su hogar.  Les han otorgado a sus hijos el poder del veto  y al hacerlo así deberán seguir el liderazgo de sus hijos.

Es innecesario decir,   que para aquellos padres que han compartido su autoridad con  sus hijos,  la tarea de ser padres será dificultosa e infructuosa.

 

LOS PADRES COMPARTEN SU AUTORIDAD  CON SUS HIJOS POR VARIAS RAZONES

 

  • Puede que estén ejercitando algo llamado  “padres democráticos.”     Las bases para esto es que si los hijos son personas,  con opiniones y preferencias,  ellos deberían tener derecho para influenciar todas las decisiones que les afecten.   El error de esta clase de pensamiento  es obvio.  Crecer en madurez, y estar preparado para la   “vida real” (lo cual no les da una opinión en todo),   los niños necesitan aprender autogobierno al someterse al control de sus padres.  Ellos deben aprender que lo que quieren no tiene absolutamente  que pasar,  y  que ellos pueden sobrevivir bien sin expresar su opinión o salirse con la suya..

 

  • Algunos padres son “niño-centrados” en su manera de educar, quieren que sus hijos sean felices y con una niñez plena,  por lo tanto hacen sus decisiones basadas en los deseos de los niños.  Puesto que ellos viven para la felicidad de sus niños, su meta es minimizar los retos que sus hijos deben enfrentar, y hacer su vida tan divertida y entretenida como sea posible.  Los padres de este tipo luchan por complacer a sus hijos, pero nunca los encuentran satisfechos y raramente lo aprecian.

 

  • La razón primaria  por la que los padres dan su autoridad es porque están inseguros y ansían ver  la aprobación de los niños.  Tratan de hacer a sus hijos felices y buscaran evitar el desilusionarlos,  porque ellos quieren ser queridos.  Sin embargo su necesidad por el amor de sus hijos a menudo tiene el efecto opuesto,  se vuelven despreciables.Por ultimo, los padres inseguros se intimidan por sus propios hijos, y por lo tanto son limitados  de tener un liderazgo fuerte.

 

 

IDENTIFICANDO A UN PADRE O MADRE INTIMIDADO

 

Un padre  o madre intimidado....

 

  • Necesita la aprobación de sus hijos.
  • Temen hacer enojar a sus hijos.
  • Dicen, en sus corazones: “por favor no me odies.”
  • Concluyen todos sus mandatos con:  “¿Esta bien? (Okay?)”
  • Se esfuerzan por llevar a sus hijos a obediencia dando explicaciones extensas con cada mandato.
  • Se exasperan al insistir y tratar de persuadir a sus hijos  a cumplir con sus ordenes.
  • En vez de castigarlos por estar rebeldes y enojados, los padres tratan de disiparlo con distracciones o el ofrecimiento de premios.
  • Se encuentran ellos mismos tratando de ganar la aprobación de su hijos y su permiso antes de administrar el castigo,  con extensas explicaciones y disculpas por sus acciones disciplinarias;  con el fin de mantener el afecto de sus hijos,  se esfuerzan por ser entendidos.
  • Rápidamente  dan afección al niño,  sobándole donde le pegaron al niño inmediatamente después de castigarlo porque temen su rechazo.
  • Temen el rechazo después de administrar el castigo,  por lo que ofrecen alguna  golosina para ganar la afección perdida.
  • Permiten que el niño exprese libremente su opinión, queja y critica sin importar las decisiones familiares.

LA IMPORTANCIA DE TENER EL RESPETO DE SUS HIJOS

           

            Como adultos no aprendemos bien  de aquellos a quienes no respetamos,  sea nuestro pastor, nuestro jefe, o nuestro cónyuge.  Los niños por la misma razón,  no se someterán a nuestro entrenamiento si perdemos su respeto.  Los padres que sus hijos manejan sus hogares ya perdieron el respeto de sus hijos y deben volverlo a ganar.

 

CONSEJOS  PARA GANAR LA AUTORIDAD PERDIDA Y OBTENER EL RESPETO DE SUS HIJOS

 

  • Para ganar el respeto,  los padres deben hacer que sus hijos obedezcan su palabra.  Un padre a cargo de la casa debe dar un mandato una vez,  calmada y claramente,  y ser obedecido.  Si usted continuamente amenaza, pero no sigue los pasos de  disciplina,  no ganara el respeto de sus hijos,  y solamente lo ignoraran.  Una consistente consecuencia seguirá a la desobediencia.
  • Para ganar el respeto perdido,  la autoridad debe ser tomada de regreso,  de una vez y por todas.

Los padres que comparten autoridad con sus hijos, y ocasionalmente intentan tomarla de regreso,

serán agraviados.

  • No permita que su hijo le argumente, o muestre alguna señal de falta de respeto.   Si ellos tienen ese habito, Ud. ya ha perdido su autoridad.  Ha permitido que le hablen con la misma falta de respeto que muestran con  los de su edad,  cuando trate de ejercer autoridad será menospreciado.
  • Tenga cuidado con el  “Síndrome de consejero de campamento”   Los padres que tratan a su hijo como su “mejor amigo” son como el estereotipo de los consejeros de los campamentos para jóvenes quienes artificialmente buscan la cercanía de ellos,  pero ellos no son tomados demasiado en serio cuando tratan de ejercer autoridad firme.  Los padres que tratan a sus hijos como  su “compañero”   a menudo verán a su hijo resentirse cuando traten de ejercer autoridad,  ilustrando el refrán que dice:  “la familiaridad cría desdén.”  Los padres o madres solteras, puesto que no tienen compañero para una relación, son particularmente susceptibles a esta tentación.
  • No use su tamaño para molestar a su hijo. El mal uso de la autoridad y la fuerza hace que pierda la confianza y el respeto cuando luego trate de ejercer autoridad.
  • Aspire primeramente por su respeto, no por su afecto.   Aquellos padres que necesitan el amor de sus hijos, están incapacitados como padres por sus propias inseguridades.  Debido a que los padres inseguros buscan el amor de sus hijos y su aprobación para sentirse bien con ellos mismos,  no pueden ofrecer un liderazgo fuerte.  Sus esfuerzos por dar a sus hijos firme disciplina y entrenamiento son limitados por sus esfuerzos para ganar aceptación.  Los hijos inconscientemente sienten de sus padres su necesidad de aprobación, y disfrutan del poder que eso les da.

 

       Padres debemos recordar que nosotros estamos a cargo del hogar.  No debemos disculpas por ejercitar nuestra autoridad.   No debemos estar dando respuestas o cuentas a nuestros hijos y nunca debemos buscar por su aprobación en nuestra manera de ser padres.  Tan pronto como nosotros le demos a conocer que necesitamos su aprobación no tendremos éxito en controlar su comportamiento, su voluntad, ellos no ganaran  autogobierno y nosotros no tendremos éxito para entrenarlos para Cristo.

 

CLAVES PARA ESTABLECER CONTROL

 

1.    Mantenga su objetivo en mente – La sujeción de la voluntad de sus hijos.  Nunca olvide que el objetivo principal de entrenarlos es desarrollar en los hijos madurez, lo cual significa que su meta final es de darles a ellos la habilidad de decir no a ellos mismos.

2.    Requiera rápida obediencia. Deles instrucciones una vez, calmada y claramente, requiera obediencia inmediata con una buena actitud. Muéstreles las consecuencias si ellos no obedecen.

3.    Enseñe a sus hijos a obedecer sin preguntar o decir  “¿Por qué?”.  Es importante moldear las habilidades de razonamiento moral de su hijo diciéndoles la sabiduría detrás de los mandatos que les damos, pero es importante que sus hijos primero aprendan a obedecer ya sea que ellos entiendan o no los motivos.   Los niños que aprenden a obedecer sin saber “¿por qué?”,   desarrolla en ellos control interno y corazones sumisoslos cuales estarán abiertos para recibir la instrucción moral de sus padres.

 

PORQUE LOS NINOS DEBEN APRENDER A OBEDECER SIN SABER  LAS RAZONES DETRÁS DE LAS INSTRUCCIONES DE SUS PADRES

 

       En los últimos cuarenta años los padres han perdido la visión de requerir de sus hijos la obediencia de ellos simplemente porque ellos son sus padres. Estos padres han desarrollado el habito de tratar de persuadir a sus hijos a la obediencia tratándoles de ofrecer largas explicaciones para cada instrucción que ellos les dan. Esto tiene como resultado una generación que sabe poco de rápida obediencia a la autoridad y que habitualmente reta cada mandato no solamente en el hogar, sino también en la escuela, y en el lugar de trabajo. Los hijos deben aprender a obedecer a sus padres ya sea que entiendan o no el “porque”. Considere las siguientes razones:

  • La característica principal para aquellos que están ejerciendo autoridad es que ellos no tienen que darle cuentas a los que están bajo su control. En efecto, la primera señal de que ellos han  perdido el control es cuando necesitan constantemente dar explicaciones a aquellos que están bajo su mando. Nuestros hijos, por lo tanto, deben aprender desde pequeños a que no intentaremos hablar con ellos para traerlos a la obediencia, probando así el valor de cada instrucción que les damos.
  • Si usted tiene el hábito de justificar sus instrucciones, se encontrará buscando la ira de sus hijos si usted falla en persuadirlos con sus razonamientos. Eventualmente, esto se convertirá en el  “derecho” que ellos tienen de conocer su razonamiento como padre y buscarán estar de acuerdo con usted antes de obedecer.
  • Si su meta es persuadir a su hijo a obedecer, entonces él no se esta sometiéndose a su autoridad,  él solamente esta haciendo lo que es razonable para él. Ningún autogobierno es ejercitado o aprendido  en estas situaciones.

 

PORQUE LOS PADRES DEBERÍAN DAR A SUS HIJOS RAZONES PARA OBEDECER

Cuando un niño ha demostrado que él puede consistentemente obedecer sin necesidad de ser persuadido para hacerlo, entonces está listo para comenzar el aprendizaje de sabiduría detrás del mandato del padre. Esto significa que los padres ocasionalmente comenzarán a ofrecerle una razón breve del porque de las cosas y mientras el crece obedecerá todas las veces aunque no se le de razón, él se mostrará listo para escuchar la sabiduría del padre más a menudo.

        La meta de un padre es entrenar a sus hijos a que lleguen a tener gobierno de sí mismos  completamente, siendo motivados hacia un buen comportamiento no por las “prohibiciones de mami”, sino por haber desarrollado buenos valores personales. Esto requerirá que los padres den sabiduría detrás del mandato la mayoría de las veces, pero no necesariamente todo el tiempo.  Los padres que ocasionalmente no ofrecen razón para la obediencia a sus hijos mayores refuerzan la importancia de someterse a la autoridad ya sea  que las razones sean entendidas o no.

 

UN EJEMPLO DE UN DIALOGO APROPIADO CON LOS HIJOS QUE ESTAN APRENDIENDO LA SABIDURÍA DETRÁS DE LAS INSTRUCCIONES O LA RAZON MORAL  DE EL PORQUE:

 

Instrucciones apropiadas de parte de los padres

“Cariño,  por favor juega en el otro lado de la casa. El bebé esta durmiendo y podría despertarse.”

 

Respuesta adecuada

“Sí, mama”

Respuesta inapropiada

“Pero voy a estar callado.”

“Pero yo usualmente juego aquí y él no se despierta.”

“Pero a mí no me gusta jugar en el otro lado de la casa.”

 “Pero es que es hora que él se despierte,”

“Tu nunca me dejas divertirme”

 

     Mas ideas de cómo enseñar a los niños a responder con respeto se estudiaran en el capítulo 9, titulado “Criando niños respetuosos”

 

DANDO RAZONES SIN INVITAR A QUE HAGAN ARGUMENTOS

 

       Los niños deben ser enseñados a hacer buenas decisiones en la vida, dándoles razones breves para la obediencia no significa ofrecerles largas explicaciones antes de darles un mandato.  Muchos padres accidentalmente invitan a sus hijos a debatir permitiéndoles que discutan los razonamientos en el momento de que la obediencia es requerida. A los niños no se les debería permitir cuestionar  los razonamientos en ese momento. Esta política debe ser establecida en la edad temprana, porque es dificultoso poder restringir a los niños que han sido condicionados a esperar siempre una discusión y razonamientos persuasivos antes de obedecer. Se les puede permitir a los niños pedir una aclaración de la instrucción que sus padres le están dando, pero no se les debe permitir que entren en un debate.

       Cuando los padres ofrecen una breve enseñanza de sabiduría a sus hijos mientras les están dando una orden, también se les debería recordar que lo que se le esta explicando ya ha sido tocado durante los tiempos de búsqueda de sabiduría o devocionales familiares o sino que se les dará una detallada explicación en otro momento. Por ejemplo, al niño que se le dice: “Johnny, por favor podrías jugar mas callado. Otros podrían molestarse por el ruido,” es solamente un recordatorio de una amonestación bíblica “ama a tu prójimo como a ti mismo,” y se espera que él cumpla con este consejo de sus padres.  Si la situación es nueva, y Johnny no entiende la lógica detrás de la petición de sus padres él debería ser capaz de respetuosamente obedecer y prepararse para una explicación luego durante los tiempos de instrucción familiar.

 

¿QUÉ ACERCA DE UN NIÑO CUYA VOLUNTAD NUNCA HA SIDO SOMETIDA Y QUE NO HA SIDO ENTRENADO A OBEDECER EN HUMILDAD?

 

            Muchos padres que leen este libro han de tener hijos mayores cuya voluntad no a sido llevada a sumisión,   sus hijos están tan ensimismados en ellos mismos y dan voz a su opinión detrás de cada mandato que se les da.  Aunque no  han aprendido  a negarse a sí mismos durante sus tiempos formativos,  no es demasiado tarde para ellos.   Puesto que en su interior lo que necesitan aprender es decir “No” a ellos mismos,  necesitan regresar y aprender a obedecer sin discusión.  Aquí hay un posible plan:

 

  • Después de finalizar este libro,  debería acercárseles y pedir perdón por fallar en desarrollar en ellos madurez y prepararlos para la edad adulta.
  • Explicarles que ellos deben aprender a humildemente aceptar la dirección paternal sin preguntar la razón de porque.
  • Deles un período de tiempo  para demostrar silencio, humildad y obediencia (talvez de 6 a 8 semanas,)  durante el cual todos los mandatos serán dados sin dar la razón de porque,  y no se considerarán apelaciones.
  • Dígales que se les requerirá que respondan,  “Si Mama” o “Si Papá,”   en cada mandato,  a menos que sea una emergencia.  Solamente entonces pueden hacer una apelación.
  • Una emergencia es definida como un tiempo en el cual ellos no van a tener la habilidad de llevar a cabo el mandato,  tal vez  porque les falte información para llevar a cabo la orden, por ejemplo: mamá ha dado una orden contradictoria;  no hay suficientes ingredientes para la preparación de  un alimento, no tienen transporte para ir a algún lugar, la caja de detergente esta vacía, etc.
  • Explíqueles que si al final del período de tiempo, consistentemente han obedecido rápida y respetuosamente,  entonces usted podrá  iniciar a darles sabiduría detrás de cada mandato.
  • Debe ser claro con ellos, sin embargo, cuando usted comience a compartir la sabiduría o el porque detrás del mandato,  no será lo mismo  que con el hábito que antes tenían,  cuando usted permitía discusiones.  Las razones que usted les dará serán breves y no pueden ser discutidas al momento de instrucción.
  • Si, al final del tiempo prefijado,  no han probado que pueden obedecer sin cuestionar,  entonces el período de tiempo se extenderá hasta que ellos ganen autogobierno.

 

 

Mantenga en mente  que mientras ellos crecen y demuestran que pueden someterse sin cuestionar la autoridad,  puede confiarles mas razones para la obediencia.

 

MANERAS RESPETUOSAS  DE CAMBIAR LA OPINIÓN DE LOS PADRES

 

      Aunque los padres deben ser cuidadosos de no invitar a sus hijos a la discusión acerca de cada mandato que ellos dan, los hijos que son humildes y respetuosos en su actitud deberían tener la oportunidad  para apelar las decisiones de los  padres algunas veces.  La clave para hacer una apelación aceptable es la actitud de respeto con la cual es hecha. A los niños nunca se les debe permitir hablar con deshonra a los padres respondiéndoles con una voz levantada, gruñendo, o con objeciones de enojo.  Los padres deben ser cuidadosos de no recompensar tal falta de respeto continuando la discusión.  Si los niños no entienden temprano en la vida a ser autogobernados en su comunicación,  ellos se volverán beligerantes como adolescentes y carecerán de autodominio en todas sus otras relaciones. Los hijos deberían de tener la oportunidad para apelar pero solamente si ellos demuestran que están dando honor a sus padres. 

 

RESPONDIENDO A LOS NIÑOS QUE PREGUENTAN “PORQUE”

 

            Un principio fundamental de entrenar  niños  es que no se les debe permitir que respondan continuamente “¿por qué?”  después de cada mandato que se les da,  he aquí dos razones primarias:

 

  • Muestra resistencia a la autoridad  paternal  y retrasa la obediencia inmediata.
  • Es irrespetuoso.  Las respuestas apropiadas a cualquier mandato de los padres deben ser:  “Si, Papá.”  “Seguro,  Mamá.”  “¿Puedo tener tu permiso para preguntar  por qué?”

 

Mantenga en mente que no hay nada de malo que los niños quieran saber el razonamiento de sus padres.   La curiosidad es natural en los niños y necesitan que sus valores morales sean formados, a través de aprender de la sabiduría  que hay detrás de los mandatos.   Lo que es irrespetuoso, sin embargo, es la demanda rápida para saber el porque.  Tal reto asume que un padre debe dar cuentas a su hijo.  El hijo que insiste en que se le diga “porque,”   no debe ser recompensado con que se  le diga la razón.Recuerde el caso bíblico de Job,  a través de su dolorosa prueba,  él acuso a Dios de injusticia,  retando

Su derecho a permitir su sufrimiento.  Aunque Dios podría haber explicado a Job Sus razones para permitir la prueba,  El nunca le dijo a Job   “porque.”   El no honró la falta de respeto de  Job  en su insistencia por una respuesta.   Aun después que Job se humilló y arrepintió de su orgullo,  no recibió respuesta de Dios.  Como padres,  debemos seguir el ejemplo de Dios y no recompensar la falta de respeto de ellos.      Los hijos que habitualmente preguntan “porque,”  cuando se les da un mandato,  lo  hacen porque sus padres les han ofrecido una razón para la obediencia y han permitido en dialogo acerca de eso.  Enredarse en un debate puede exasperar a los padres  en su intento de ya sea persuadir con la lógica del mandato o salir con la brillante  respuesta:  “Porque yo lo digo.”    Por supuesto que usted lo dijo,  ellos lo acaban de oír ,  lo que usted realmente quiere decir es que ellos deberían de obedecer porque usted es la autoridad.  El problema es que usted es la autoridad.  El punto es que no debe estar recordándoles que usted es la autoridad.  Puesto que al hacer esto esta reforzando que no esta seguro de ello. 

     Considere sus diálogos a la luz de Proverbios 26:4-5.

 

¿CURIOSIDAD O TRATANDO DE ELUDIR?

 

            Los padres deben considerar que los hijos usualmente no preguntan “porque”   porque desean crecer in sabiduría,  sino porque quieren debatir con el razonamiento de sus padres,  y por lo tanto evitar la obediencia.  Aquellos hijos que respetuosamente preguntan la razón de un mandato paternal deberían tener la oportunidad de descubrir el sabio razonamiento de sus padres,   pero una discusión del asunto solo se debe dar después de la obediencia.    Discutir la razón antes de la obediencia invita al debate.  Un buen punto para mencionarles es  “Obedezca primero,  pregunte después.”

 

LA MUJER - UNA PERSONA DE INFLUENCIA -

Algunas personas creen que el papel sumiso de la mujer como ayuda idónea la detiene de ser una fuerza significativa en la sociedad.  Lo opuesto es más bien la verdad.  Es más, la influencia de una mujer es tan poderosa que ella debería usar un aviso de ¡advertencia! De una manera u otra, toda mujer hace un impacto en el hombre que tiene a lado, en sus hijos, y en la sociedad que ella vive.  Su influencia es beneficiosa (cuando apoya el plan de Dios) o destructiva (cuando apoya el de Satanás)  Este tema nos ayudará a entender mejor nuestro rol, y con ello desaparecer el mito de que el papel de sumisión de la mujer no tiene ningún valor.  Más bien te advertirá del daño significativo que puede causar cuando una mujer escoge vivir fuera del diseño de Dios.

La Influencia de una Mujer en sus Hijos.

Un refrán bien conocido es, “La mano que mece la cuna gobierna el mundo.”  Hasta hace recientemente, la madre y el hogar eran sinónimos en la mente de las personas.  Los recuerdos de nuestro hogar en la niñez generalmente están centrados alrededor de mamá – cómo ella cocinaba, nos consolaba en el dolor, y especialmente los estándares morales que ella enseñaba.  La influencia de una madre sobre las actitudes que sus hijos tienen acerca de ellos mismos y otros, acerca de sus autoridades, y acerca de Dios durará toda una vida.

En la Palabra de Dios un rey habló de la influencia de una madre.

“Palabras del rey Lemuel; la profecía con que le enseñó su madre.”  Proverbios 31:1

La Biblia nos afirma que la enseñanza de una madre en sus hijos tiene el mismo valor que la enseñanza de un padre.  Esa enseñanza llega a ser el estándar por el cual una nueva generación va a vivir.

“Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre; Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, Y collares a tu cuello.”  Proverbios 1:8-9

Muchos cristianos el día de hoy sufren el alejamiento de la Palabra de Dios  y de las reglas morales básicas.No es coincidencia que este declive en la moralidad haya sucedido un poco después que un gran porcentaje de mujeres entrara a trabajar (desde los años 1940 aproximadamente).  Como resultado de trabajar fuera de la casa, muchas mujeres cristianas actualmente le delegan la responsabilidad de la crianza de sus hijos a lugares de cuidado infantil seculares y a las escuelas públicas.  El mundo secular enseña sus propios estándares y en muchos casos estos estándares son totalmente opuestos a los principios cristianos.  Mientras que el mundo secular mece la cuna, las madres ausentes están perdiendo diariamente oportunidades para entrenar a sus hijos moralmente. Esta situación ha producido una atmósfera que nos ha llevado a una influencia inmoral satánica y a una autonomía sin Dios.

El deterioro de los estándares morales en nuestra nación comenzó con el descuido de los padres cristianos de entrenar apropiadamente las generaciones pasadas.La restauración moral solo puede venir cuando las madres y padres cristianos regresen al entrenamiento de sus propios hijos.  Las mujeres cristianas, que aman a Dios más que al mundo, pueden proveer un ambiente en el hogar donde la Ley de Dios florezca y donde la influencia satánica es descubierta y combatida.  Creo que la mujer que entienda los principios bíblicos puede comenzar con sus propios hijos, y al entrenarlos en esos principios bíblicos, puede influenciar el avivamiento en toda la nación.

La influencia de una Mujer como Maestra de otras Mujeres.

Las ancianas asimismo…enseñen a las mujeres jóvenes…”  Tito 2:3a y 4ª

Las mujeres adultas que enseñen a otras mujeres más jóvenes es una influencia que necesitamos desesperadamente hoy.  Por muchas generaciones la enseñanza bíblica de la feminidad a nuestras hijas ha sido seriamente descuidada en los hogares cristianos.  Dos razones básicas por lo cual esto se ha sido descuidando, es que las madres han estado sin el conocimiento de los principios bíblicos para ellas mismas; y en segundo lugar, las madres al tratar de alcanzar sus propias metas fuera de la casa, no han tenido tiempo de entrenar a sus hijas.  El único entrenamiento matrimonial que muchas de nuestras hijas han recibido es en el estudio secular de economía del hogar y de educación sexual, de revistas escandalosas, y programas televisivos de entretenimiento, y por supuesto llevados a cabo por sus compañeras o personas de la misma edad.  El énfasis de cursos escolares y de la televisión está basado primordialmente en un conocimiento secular, más no incluyen absolutamente ningún principio bíblico en absoluto.  De la misma manera, las compañeras de la jovencita están tan ignorantes de los principios bíblicos como ella misma lo está y solo pueden ofrecerle un consejo juvenil y centrado en ellas mismas. 

El propósito de Dios, en mandar a las mujeres más adultas a que enseñen a las más jóvenes, es para “que la Palabra de Dios no sea blasfemada”   a través de la manera de vivir de la más joven.  Pero el día de hoy la Palabra de Dios está siendo blasfemada porque muchas hijas adultas siguen el consejo secular acerca del matrimonio, en lugar de mirar a la Palabra de Dios.  Este consejo secular frecuentemente las anima en una manera que se oponen directamente a la Palabra de Dios, incluyendo la inmoralidad y el divorcio.

Las dificultades matrimoniales y el divorcio causan inmensos dolores para todos los que están envueltos, especialmente a los niños.  Muchas iglesias el día de hoy responden a esta intensa agonía humana al ofrecer programas de co-dependencia y otras clases con base sicológica.Desafortunadamente esta solución es similar al tratar sólo con los síntomas de una enfermedad, en lugar de eliminar la causa de ella. El método de Dios de tener mujeres más adultas enseñando a la más jóvenes es una medida de prevención que ayuda a mantener a los pacientes saludables, y por lo tanto previene de epidemias serias.  Las iglesias ayudarían a los matrimonios más jóvenes al identificar y desarrollar mujeres adultas que sean aptas para enseñar a las más jóvenes acerca de la feminidad bíblica y el matrimonio antes que los problemas comiencen.

Dios ha dado un estándar bíblico por el cual podemos identificar a las mujeres adultas aptas para enseñar.  Antes de que a ella se le deje enseñar, la vida de una mujer adulta debería reflejar los siguientes atributos y requisitos:

“Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;”Tito 2:3. El ser “maestras del bien” incluye el enseñar a mujeres más jóvenes a: “amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos,”  Tito2:4b y 5ª. Como una hija de Dios, usted debería evaluar a cualquiera que enseñe estos estándares bíblicos.  ¿Esta su enseñanza reflejando “el bien” de Tito 2:4-5? ¿Está ella honrando o blasfemando la Palabra de Dios?, ¿Si usted sigue sus sugerencias, ellas causarían un crecimiento de amor y entendimiento entre usted y su esposo, o ellas aumentarían la desunión y causarían disensión?  Al sujetar a nuestras “expertas” modernas a este escrutinio cercano, haría que descalificará a muchas de ellas, y por lo tanto disminuiría el peligro que puede surgir por su consejo blasfemo.

La Influencia de una Mujer sobre Su Esposo.

Como podemos ver, una mujer puede ser una influencia substancial sobre sus hijos y sobre mujeres más jóvenes.  Sin embargo, uno de los impactos más grandes que una mujer puede hacer es sobre su esposo.  La influencia de una mujer se siente en cuatro áreas básicas de la vida de su esposo:

1.- En la masculinidad de su esposo

En una mañana de un sábado un esposo y su esposa en mi vecindario estaban teniendo una venta deartículos que no usaban en su garaje. Algunas personas estaban curioseando alrededor y el esposo estaba parado al lado del lugar conversando con un amigo.  Un cliente se acercó al esposo e hizo una oferta más baja en una mesa.  Al haber escuchado la respuesta de su esposo de acordar a un descuento de 10 dólares, la esposa le gritó del otro lado del jardín, “¿Por cuánto dejaste la mesa?  ¡O Juan, qué tontería!”. Juan miró a su amigo y encogió sus hombros en vergüenza.  Si esta escena hubiera estado en una película, una música apropiada hubiera señalado que este era un momento significativo.  En el momento que esto sucedió, posiblemente yo era la única que escuché las primeras notas de la marcha fúnebre para la masculinidad de Juan.Sin darse cuenta las palabras de ella cortaron como un cincel.  La esposa de la cual estamos hablando en ese momento le sacó un pedazo de la masculinidad de su esposo.  Sin darse cuenta, ella ayudó a que su esposo perdiera todo interés en hacer más decisiones.  Lo más seguro es que Juan el resto de ese día le haya delegado todas las respuestas de venta a su esposa.  El quizás después de un rato se debe haber entrado a la casa para mirar televisión y dejarla que ella se encargue de todo.  Para el tiempo en que ella ha cerrado la venta, la esposa se sentirá exhausta yexasperada porque ella tuvo que hacer todo ella misma.  La esposa de Juan trae abajo el propósito de ser una ayuda idónea cuando ella avergüenza a su marido.  En lugar de haberlo animado a hacer sabias decisiones, ella lo ayudó a que se abstenga de hacerlas.  Me pregunto si la pérdida de 10 dólares valió la pena al dañar la masculinidad de Juan.

Esta historia es típica de la influencia negativa que muchas esposas modernas tienen sobre la masculinidad de sus esposos.  La esposa que no es bíblica esta inadvertida de que ella mental y emocionalmente ha abusado la masculinidad de su esposo, cuando ella lo trata como a un niño; se queja de sus decisiones, o lo corrige en público.  Este tipo de esposa frecuentemente culpa a su esposo de las debilidades que ella misma refuerza con sus propias palabras y acciones.  Raramente una esposa se da cuenta que la calidad de liderazgo que su esposo esta directamente en proporción a la salud de su masculinidad.Daña la masculinidad de un esposo y comenzará a perder el deseo y confianza de ser un esposo responsable. Lo contrario es, proteger y apoyar su masculinidad, estando él animado de ser un mejor líder, proveedor, y protector.

2.- En la Iniciativa de su Esposo de tener Éxito en la vida.

No es un nombre inapropiado cuando un hombre se refiere acerca de su esposa como su “mejor mitad.”   Un esposo con esta actitud está alerta de la influencia de su esposa la cual añade a su vida un ingrediente que le faltaba antes. Sin ella, él tendría menos razón de soportar las cargas y dificultades que las responsabilidades de un hombre conlleva.  Su demostración de confianzaen su habilidad de tener éxito y la apreciación de ella por sus esfuerzos, refuerzan su determinación para tener victoria en las batallas de la vida.  La mujer bíblica es realmente la “mejor mitad” de su esposo, como también su compasiva amiga fiel. 

Por otro lado, la esposa que rehúsa llenar el diseño asignado de ayuda idónea abandona a su esposo a batallar sus luchas sólo.  Sin una ayuda adecuada para él, él esta vulnerable a una multitud de dificultades.  En lugar de que su ayuda idónea apacigüe el dolor de la vida, su indiferencia aumenta su sufrimiento; en lugar de fortalecer su confianza, su falta de apoyo debilita su moral.  En lugar de aliviar sus dudas, sus críticas de desconfianza aumentan su inseguridad y destruyen su iniciativa.  Cuando una esposa es una influencia negativa en su esposo, ella llega a ser una “cadena perpetua” en lugar de su “mejor mitad.”

3.- En las grandes decisiones de Liderazgo

Algunas mujeres han llegado a estar confundidas acerca de las decisiones que hacen.  Ellas piensan que cada decisión se debe hacer a través del esposo mientras ellas permanecen en completo silencio.  No estamos diciendo que una esposa siempre debe hacer una decisión, sino que hay una diferencia entre decisiones de liderazgo y decisiones subordinadas.  Antes de que miremos a la influencia de una mujer sobre el liderazgo de su esposo, establezcamos primero la diferencia entre estos dos tipos de decisiones.

Decisiones de liderazgoson los que conciernen a esos casos que tienen mayor impacto en toda la familia.  Un asunto que requiere una determinación final antes que la acción tome lugar, está dentro del campo del liderazgo de un esposo. Ejemplos de decisiones grandes que un esposo debería hacer son: determinar dónde la familia va a vivir, a que iglesia debe asistir, decisiones acerca de cambiar de trabajo, establecer un presupuesto, poniendo las normas del entrenamiento de los niños.  Estos ejemplos son todos dentro del papel del esposo y el área de responsabilidad como líder, protector, y proveedor.

Decisiones de subordinadasconciernen a cómo seguir e implementar satisfactoriamente los mandatos de un líder, mientras éstas están bajo los lineamientos establecidos.  Ejemplos de las decisiones de una esposa como subordinada son: determinar cómo llevar el hogar, encontrar maneras de vivir dentro del presupuesto, el entrenar a los niños dentro de las normas ya establecidas.  Siempre y cuando las decisiones de la esposa estén dentro de los límites que haya dado el esposo, ella tendrá una tremenda libertad en escoger.  Por ejemplo, el poner un presupuesto para la comida de la familia es una decisión del plan de acción, pero planear los menús y determinar dónde encontrar los mejores precios, son decisiones dentro del papel como subordinada que sigue las metas que un líderle ha trazado.  Una esposa debería buscar la aprobación de su esposo antes de comprar un artefacto eléctrico, pero no debería necesitar chequear con él antes de comprar un pedazo de pan.

Aunque el esposo sea el último responsable para las decisiones de liderazgo, una esposa debería recordar que ella siempre está en posición de influencia en esas decisiones.  Una esposa que sabe que su esposo es certero y seguro en su papel de líder puede expresar más libremente sus puntos de vista y preferencias durante los momentos en que conversan una decisión.  La esposa de un hombre que bíblicamente guía a su familia, puede descansar en la confianza que su esposo va a sopesar sus ideas cuidadosamente antes de hacer una decisión grande.Desafortunadamente, solo muy pocas mujeres en el mundo de hoy han demostrado estar confiadas en la habilidad de sus esposos para hacer decisiones sabias.  Por lo tanto, es una creencia común que una esposa debería ejercer una influencia fuerte cuando ella crea que el liderazgode suesposo está falto de sabiduría o es débil.  Sin embargo, esta creencia va en contra del verdadero papel de una ayuda idónea y sólo perpetúa la continuación de un liderazgo pobre.

Una Influencia Peligrosa

Para que podamos asegurar que su influencia es beneficiosa y constructiva, una esposa debe usar su influencia con gran discernimiento.  Por ejemplo, una esposa persuasiva es un peligro del mal uso de su poder de influencia si su esposo es menos certero que ella.  Una esposa que discierne, y sabe que su esposo preferiría escapar de las responsabilidades de su liderazgo, debería ser muy cuidadosa de refrenarse de expresar opiniones fuertes. Esto es particularmente cierto si es que ella tiene la tendencia de instigar debates sobre cada decisión, o si ella encuentra que su esposo es fácilmente aplacado por sus argumentos persuasivos.  Cuando una mujer usa su poder de persuasión y consistentemente trae abajo las decisiones finales de su esposo, ella lo desanima a que él desarrolle el total potencial de su liderazgo y puede causar en él a que llegue a ser inactivo como líder.  Muchos hombres modernos el día de hoy están persuadidos de llegar a ser compañeros silenciosos en sus matrimonios por causa de sus esposas no sumisas.

Me doy cuenta que muchas mujeres se sienten frustradas con la idea de que tienen que reprimir sus opiniones acerca de sus esposos, los cuales generalmente fallan.  Es“No puedo cerrar mi boca y pretender que soy una tonta,”  como muchas expresan su rechazo a este concepto.  Antes de que tires todo este concepto, por favor considera que esto es lo que probablemente Rebeca, la esposa de Isaac, sintió.

Dios le dijo a Rebeca, mientras ella estaba embarazada que ella estaba esperando gemelos, y que el mayor, Esaú, serviría al menor, Jacob.  Esta promesa era lo opuesto al sistema normal de las familias en esos días, el gobierno siempre recaía sobre el hijo mayor.  Además, Isaac favorecía a Esaú.  Debido a estos problemas aparentes, Rebeca no creyó que ella podía confiar en Dios para trabajar a través de su esposo y cumplir con lo que Él ya había prometido.  Así es que, ella presionó a su hijo favorito, Jacob, a que engañará a su padre para que le robara la bendición a su hermano (Génesis 27:1-40).   El resultado de la influencia de Rebeca fue desastroso a la familia.  Esaú se llenó de celos y odio hacia su hermano (Génesis 27:41 y 28:6-9),y Jacob tuvo que huir del país y escapar de la ira de su hermano (Génesis 27:42-45).   ¡Es bastante posible que la interferencia de Rebeca impidió que ella vea a su hijo favorito otra vez!

Cuando las soluciones a los problemas parecen tomar mucho tiempo, una mujer debe ser muy cuidadosa en el poder de influencia sobre su esposo.  Una mujer típicamente quiere que las decisiones se tomen y los problemas sean resueltos ¡INMEDIATAMENTE!  Cuando los problemas se tardan y las soluciones no se dan, es común para una mujer ponerse impaciente.  Pero, si ella intenta forzar a su esposo a tomar una acción prematura ella fácilmente puede crear una situación desastrosa.  La esposa de Abraham, es una perfecta ilustración de una esposa que llega a estar impaciente mientras espera que algo suceda.  Sara estaba convencida que ella estaba estéril para siempre, así que le sugirió a Abraham que debería tener un niño con su sierva Agar, para que se cumpliera la profecía.  Tanto Sara como Rebeca, pensaron que el plan de Dios necesitaba su intervención.  Las consecuencias terribles que vinieron sobre su casa cuando Abraham siguió el liderazgo de su esposa están registradas en Génesis 16 y 21:9-21.  Los ejemplos de Rebeca y Sara en cuanto a cómo su influencia interfirió sobre sus esposos, prueba que es prudente para una esposa que examine los efectos posibles a largo plazo que sus sugerencias traerán, antes de que ella hable. 

Influencia Correcta.

Aunque tu esposo no sea un hombre certero en sus decisiones, o que lo sea, la única norma que te ayudará a mantenerte de ejercer una influencia incorrecta sobre él es tu fe en la sumisión bíblica.  Cuando una esposa no argumenta (no debate repetidamente), ni resiste (rehúsa aceptar la decisión final del esposo), o no es rebelde (desafiante y no sumisa), ella puede expresar sus opiniones (una sola vez, no tres) durante el proceso de tomar decisiones.  Durante esta conversación una esposa con actitud sumisa debería ser evidente.  Ella solo debería presentar sus objeciones, o posibles problemas, es decir, los debería comunicar completamente.  Su esposo nunca debería dudar que ella voluntariamente lo seguirá hasta su decisión final.

Por favor no caiga en la mala interpretación popular de que el papel subordinado de la mujer la deja débil y sin defensa.  Debido a que es el diseño de Dios que una esposa debe someterse a su esposo, hay un poder considerable que la respalda en su sumisión bíblica.  Esto no significa que Dios siempre va a prevenir a un esposo de cometer errores en su liderazgo.  Si no, que Dios a menudo usa los errores de decisión de los esposos como ejercicio de entrenamiento para mejorar su liderazgo en el futuro.  Una esposa puede descansar en el conocimiento que Dios proveerá para ella mientras El está entrenando a su esposo.  Así es que, no es la esposa sumisa la que está indefensa; es la esposa que no se somete quien está totalmente desarmada.  Dentro del ámbito bien fortificado por Dios del matrimonio bíblico, una esposa sumisa suple hoy, como también mañana.

4.- En Casos Espirituales.

Muchas mujeres que asisten a las iglesias, leen libros cristianos, enseñan en la escuela dominical, y hacen preguntas espirituales, más que los hombres.  ¿Por qué,  entonces, Dios dice, Y si quieren (las esposas) aprender algo, pregunten en casa a sus maridos...”?(I Corintios 14:35ª).        Cuando la serpiente se acercó a Eva, no fue porque ella era menos espiritual que Adán, sino porque ella era emocionalmente susceptible a ser engañada.  La susceptibilidad de la mujer moderna para el engaño es la misma que la de Eva, no importa cuán lógica o brillante ella pueda ser.  Es parcialmente por el interés de la mujer en saber que Dios está dirigiendo a su esposo a ser la cabeza espiritual de la familia. La debilidad de una mujer es el orgullo y el insaciable deseo por conocimiento, ambos la hacen fácilmente  caer en engaño.  La responsabilidad del esposo para ser el líder espiritual es un regalo de gracia de Dios para la protección de que la esposa sea engañada.

El diseño de Dios es que el esposo sea la cabeza espiritual de su familia.  Sin embargo, su esposa tiene una influencia directa y poderosa sobre su liderazgo.  Una mujer que está más interesada por información espiritual que su esposo no debería molestar o empujar a su esposo a estudiar la Palabra de Dios.  Ella no debe usurpar la posición de liderazgo de su esposo, ni ella debería ser su maestra.La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.     I Timoteo 2:11-12

Una esposa debe hacerle las preguntas a su esposo y esperar por su respuesta, confiando que Dios suplirá las respuestas.  Dios puede recompensar la obediencia bíblica de una mujer a Su Palabra al usar su ejemplo positivo como una de las influencias poderosas en su esposo.  Este método simple es como Dios puede usar a una esposa bíblica para animar y fortalecer a su esposo en su liderazgo espiritual.

“Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa.”I Pedro 3:1-2

La preocupación por el liderazgo débil de los esposos insta a muchas esposas a desobedecer el diseño de Dios para el matrimonio en el área de liderazgo espiritual.  Ninguna mujer, sin embargo, tiene más poder que Dios para protegerse a ella misma de las consecuencias de un liderazgo débil.  El confiar en Dios lo suficiente para obedecerle, hace que una mujer reciba una defensa celestial e invencible.  Una mujer que insiste en tratar de protegerse a ella misma al influenciar a su esposo, de una manera necia corta este poder invencible.Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.”  I Pedro 3:5-6.

Este verso promete que una esposa no necesita temer los resultados de las decisiones de su esposo – ¡aun cuando ellas estén equivocadas!   Una mujer que entiende estos principios se da cuenta que su influencia es espiritualmente más fuerte cuando es físicamente más débil.

¡Advertencia!

Muchas mujeres el día de hoy se sienten personalmente insultadas cuando a ellas se les enseña que su esposo debe ser el líder espiritual de sus familias.  Estas damas generalmente se declaran a ellas mismas independientemente espirituales de sus esposos.  Los resultados de esta posición son desastrosos para las mujeres, para sus esposos, y sus familias.  Miremos sólo algunos de estos terribles resultados.

Una mujer que cree que su propio intelecto puede protegerla de errores ya se encuentra engañada.  No hay intelecto lo suficientemente grande para declararse a sí mismo exento del diseño de Dios.  Una mujer engañada a creer que ella es superior al diseño de Dios, inevitablemente llegará a ser una mujer orgullosa, rebelde a toda autoridad y arrogante en su conocimiento de la Biblia.“El conocimiento envanece, pero el amor edifica.”(I Corintios 8:1b)

Cuando una esposa llega a enorgullecerse en su supuesta autonomía espiritual, la determinación de su esposo para mejorar su conocimiento espiritual se debilita.  Es más fácil para él hacerse el que no sabe que pretender que no le importa las cosas espirituales, y tratar de competir con una esposa que usa su extenso vocabulario y abundante conocimiento de hechos bíblicos.  Cuando su confianza en él mismo es aplastada, él está menos interesado en proteger a su esposa de las enseñanzas sutiles (ella no escucharía de todas maneras).  Es más, este esposo no tendrá interés en las actividades de la iglesia porque él piensa que son cosas para mujeres y niños solamente.  Debido a que la mayoría de mujeres son las líderes espirituales de sus hogares ha causado que la iglesia sufra de una falta de liderazgo masculino.  Tristemente, este tipo de esposa desearía influenciar a su esposo hacia cosas espirituales, sin darse cuenta que ella es la excusa que usa su esposo para no tomar la responsabilidad de cabeza espiritual de su familia.En Conclusión

Para asegurarnos que su influencia es beneficiosa a aquellos que ella amara, una mujer bíblica debe practicar discernimiento y emplear sabiduría.  Dentro de sus estándares de conducta debería estar el auto-gobierno y el evitar tácticas manipulativas.  Una mujer bíblica sabe que una imagen de importancia no es la imagen que Cristo quisiera que tengamos; por lo tanto, ella se somete a la Voluntad de Dios.

Hay muchos beneficios cuando una ayuda idónea influencia a su esposo positivamente.  La libertad de competencia por la posición de liderazgo en casa hace que el esposo sea un empleado más competente en su lugar de trabajo.  Su deseo por ser un buen líder influencia a que se mejore él mismo más.  El esposo que tiene una ayuda idónea bíblica generalmente comenzará a desarrollar su potencial en liderazgo y para el servicio en la iglesia.  Como resultado, él y su esposa llegan a ser un excelente testimonio cristiano, el cual glorifica a Dios y no hace que la Palabra de Dios sea blasfemada.  La unidad de esta pareja provee a  sus hijos un ambiente en el hogar más seguro y estable.  Es más, debido a que Dios protege a aquellos que lo honran, la nación entera se beneficiará de los hogares que funcionan bíblicamente.  Todas estas bendiciones son posibles cuando una mujer confía en Dios lo suficiente para funcionar como una ayuda bíblica e influencia a su esposo sólo en maneras que traen gloria y honra a Dios.

Síguenos en:

 

Consejeria